El hilo de la gente que piensa sobre el sexo mas que folla

Front page Foros Offtopic El hilo de la gente que piensa sobre el sexo mas que folla

Viendo 50 entradas - de la 1 a la 50 (de un total de 145)
  • Autor
    Entradas
  • #49868

    Puede parecer absurdo, pero por preguntar que no quede

    #258167

    Supongo que es mucho más complicado que eso, pero prueba a ver algo de pornografia homosexual y ver si te excita. O prueba a ver imagenes de modelos masculinos y cosas asi, y compara las reacciones que te produzcan con las sensaciones que obtengas al ver porno heterosexual o imágenes solo de mujeres.

    #258170
    mio_tonymio_tony
    Miembro

    Sabía que alguien hablaría del porno/sexo, esto es un error, en mi opinión.

    Veamos, muchas veces, sobre todo los hombres (que abusan del porno y tal) confunden atracción sexual o morbo con atracción real hacia una persona del mismo sexo. Digamos que a un hombre hetero le puede atraer sexualmente un pene grande y duro, pero la atracción será meramente sexual, muchas veces por simple morbo, por envidia, por saber que esa persona tiene »poder», tiene un gran pene, igual que la mujer puede ver igual a otra con grandes tetas, culo perfecto y coño de quinceañera y excitarse, o símplemente sentir morbo (OJO, no significa que todos los heteros experimenten dicha atracción, luego aquí entra la mentalidad y la adoctrinación, pero eso va en las siguientes líneas). El sexo y todo lo que le rodea es algo que está bastante poco desarrollado, no por culpa del ser humano en sí, si no por nuestra cultura restrictiva y nuestra moral y ética, digamos que sin »reglas» morales la humanidad follaría entre sexos iguales y diferentes sin problemas, porque sólo es sexo, no es algo »antinatural», la naturaleza nos ha dado unas herramientas que sirven para procrear, pero también nos ha dado un cerebro que sirve para entender, para experimentar el placer, y el placer no siempre se tiene que encontrar con el sexo opuesto.

    Ahora bien, entrando en temas sentimentales creo que sí que se podrían sacar conclusiones, sí que podríamos hablar de homosexuales, heterosexuales y bisexuales, pero en temas sentimentales la cosa se pone cruda, pues salvo que en el foro tengamos a algún bisexual, dificil será debatir sobre el tema ya que sólo conocemos lo que nos atrae y no podemos hablar de lo que significa sentir atracción por 2 sexos al mismo tiempo, no conocer esa experiencia nos complica el tema y nos hará chocar siempre contra hipótesis.

    Lo de ser bisexual tiene que ser curioso, sin duda alguna.

    #258172

    Yo intento saber si me gustan los hombres y/o las mujeres. No si quiero follarmelos. Yo me quiero demasiado como para permitir que algun ajeno me toque la polla. Hay una tradición de grandes onanistas ante la cual me gustaría sentirme identificado (?) aunque fuera solo como creencia. "De lo que sabe Onan no lo sabe Don Juan" y toda esa mierda. Haber, no le voy a pedir a una tia (que no sea prostituta) que me meta el dedo en segun que prostata y que me pellizque el glande en segun que sitios durante cierto tiempo porque mas que parecer que es una relación sexual, esta llevando un PNT clínico.

    (Un PNT significa aquí un Procedimiento Normalizado de Trabajo)

    #258175
    AkuroshiAkuroshi
    Miembro

    Lo mejor del post es Frai tomándoselo en serio :drogasno:

    #258176

    haha akuernoshi es Gay

    #258179
    AkuroshiAkuroshi
    Miembro

    Yo creo que es tan indeterminado como difícil de definir. La culpa la tienen los judíos, como casi todo.

    #258183

    [quote="loversandbrothers":3lz2ukfu]que me meta el dedo en segun que prostata[/quote:3lz2ukfu]

    xDDDDD que gracia me ha hecho esta frase concretamente. Y kuernakuroshi, ya he dicho antes que muchas veces no se distinguir de si anal habla en serio o de coña, y he decidido cambiar y contestarle de un modo mas o menos serio… :oops:

    #258184
    mio_tonymio_tony
    Miembro

    Da igual si habla en serio o no, lo normal es responder, y ante la duda, responder en serio.

    #258187
    AkuroshiAkuroshi
    Miembro

    Yo siempre asocio su carácter al movimiento pánico, lo que me permite apreciarle :boohoo:

    [img:1wstlbcs]http://img.src.ca/2009/10/05/480×270/091005irai-cheval-fou_8.jpg[/img:1wstlbcs]

    [spoiler:1wstlbcs][i:1wstlbcs]El Movimiento Pánico es una expresión artística que pretende anunciar la locura controlada como supervivencia ante una sociedad en crisis de valores (la sociedad posmoderna). Sus autores sugieren un universo barroco, preciso, de un mundo delirante y matemático; una mezcla de contrarios: de amor y odio, tragedia y comedia, mal gusto y refinamiento estético, el sacrilegio y lo sagrado, lo individual y lo colectivo; el ritual ceremonial: en actos trascendentales de la vida; la visión onírica, y a veces cruel y satírica de la vida, la sinrazón del mundo; la repetición de las cosas, a veces se concibe el tiempo de manera circular. “El objeto -escribe Arrabal- no es el de descubrir que es la confusión sino tan sólo lo que se puede decir sobre ella".[/i:1wstlbcs][/spoiler:1wstlbcs]

    #258188
    mio_tonymio_tony
    Miembro

    ¿Y por qué no asocias del mismo modo el carácter de Gansu? :wink:

    #258190
    Radical EdRadical Ed
    Miembro

    [quote="mio_tony":19b8ltsz]¿Y por qué no asocias del mismo modo el carácter de Gansu? :wink:[/quote:19b8ltsz]
    La respuesta a lo bien que cae anal para mi siempre estará en esa conversación pretérita que se tuvo cuando empezó a tocar las narices por primera vez y todavía no lo teníamos calado:
    [quote="Un anaitero que ya no recuerdo":19b8ltsz]Vale, el tío es un troll. Pero es [b:19b8ltsz]nuestro[/b:19b8ltsz] troll.[/quote:19b8ltsz]

    Anal, anaittroll certified since 1979.

    #258194
    mio_tonymio_tony
    Miembro

    XDDDDDDDDDDDD

    Igualmente Gansu realiza un papel, todos lo sabemos, cuando le ha tocado ponerse serio ha demostrado que tonto precisamente no es. A ver si algún dia le pone ganas y entra como un forero normal y corriente (salvo que sea un clon, que por el papel que hace tampoco me extrañaría, pero, ¿tanta molestia por esas chorradas?, nadie tiene tanto tiempo libre).

    #258195
    J.KeelJ.Keel
    Miembro

    Un "nolopilla" pal tony por favor.

    #258196
    avatar-defectocopymouse
    Superadministrador

    [quote:1dpc4hqd]Digamos que a un hombre hetero le puede atraer sexualmente un pene grande y duro, pero la atracción será meramente sexual, muchas veces por simple morbo, por envidia, por saber que esa persona tiene »poder», tiene un gran pene[/quote:1dpc4hqd]
    Eso me pasa todo el tiempo

    A mi avatar puesto a traición me remito.

    #258197
    AkuroshiAkuroshi
    Miembro

    Pero, ¿a qué coño ha venido esa apología de gansu en este topic?

    #258198

    Creo que mientras gansu sea parte del universo haru, o algo de su estirpe, poco podemos hacer para entenderlo. Es su broma, y es asi. Hay que ser comprensible con la realidad de cada uno. Pero bueno, que en general esta gente son buenos humoristas. Creo que intentan llenarnos de la esencia del foro en todo su esplendor. A mi siempre me ha gustado el tema de gansu. Joder, nos metieron durante unos dias en el mismo subforo (el otro dia borrando archivos del fotoduke me acordé), es decir que parece que dentro de todo es interesante para fomentar una especie de existencia aliena al resto del foro pero que de alguna manera va surgiendo esporadicamente, como la suegra, los terroristas, y las fracturas atrasadas. El problema es que aveces se pasa de exagerado y…

    #258199
    avatar-defectocopymouse
    Superadministrador

    Cada uno tiene su papel, lo que no sé es por qué en el topic de la homosexualidad [b:y24vtji1]se me men[/b:y24vtji1]ta más a mí que a Sauron :mongol: :mongol:

    #258201

    Eso es porque todos mas o menos sentimos un cierto tipo de atracción hacia ti.

    #258203
    sauronsauron
    Miembro

    [quote="loversandbrothers":18n651fb]Puede parecer absurdo, pero por preguntar que no quede[/quote:18n651fb]

    Anal tio, con todo el cariño del mundo, esto es una absoluta gilipollez. Es como decir: "como puedo saber si me siento hombre o mujer"? Y tened en cuenta que para mucha gente eso no es TAN obvio.

    #258209

    A ver Sauron, que no le puedes decir a Anal que esa pregunta es una gilipollez y luego ponerle un ejemplo donde tu mismo dices que para algunas personas esa pregunta no es una gilipollez.

    Si es que lo he entendido bien of course.

    #258210
    IneptoInepto
    Miembro

    Yo me siento mujer, pero como una rubia macizorra que se excita mirandose en el espejo.

    #258215
    Víctor MartínezVíctor Martínez
    Superadministrador

    Yo me siento muy jer.

    #258216

    [quote="Sturmtruppen":qnqcol6d]Si es que lo he entendido bien of course.[/quote:qnqcol6d]

    Supongo que se refiere a que es algo tan personal y distinto en cada uno que es una tonteria preguntarlo, pues es algo que se tiene que descubrir de manera intima.

    [spoiler:qnqcol6d]En realidad, anal, tu verdadero problema es que con algunas tias hay mucho lirili y poco lerele[/spoiler:qnqcol6d]

    #258246
    P@yasuP@yasu
    Miembro

    Un nolepilla por aquí, también.

    Anal, si te gustan los tíos, las tías, ambas o nada (que también hay casos) es una sensación interna. Desde mi punto de vista, el único consejo que se te puede dar es que te desinhibas. Pero no a lo mariposón, sino en tu interior, en tu manera de pensar.

    Y luego, ten en cuenta que los gustos son cambiantes, también en cuanto a sexo.

    #258256

    Sólo una cosa: lo que a uno le gusta que le hagan o le gusta hacer no tiene nada que ver con el género. Y si mucho me apuras ni siquiera tiene que ver con quién quieres hacerlo. A tomar todos por el culo!

    Recomiendo por instructiva y divertida a partes iguales la lectura del Manifiesto Contra-sexual de Beatriz Preciado. Si doy con un pdf os lo paso.

    #258259
    Happy CatHappy Cat
    Miembro

    Pues yo digo: Who really cares? ¿Qué no te gusta nadie? pues bien por ti. ¿Qué te enamoras de un tío? pues bien por ti. ¿Qué luego te tiras a su novia? Pues mejor. Comprendo la necesidad social de un grupo homosexual como representantes de una parte de la población que puede tener/tiene discriminaciones, pero no entiendo la necesidad individual de pertenecer a un solo grupo.

    #258260

    Venga va, os dejo con Beatriz Preciado dando la chapa, en spoiler, por supuesto:

    [spoiler:qlm4y76y]BASURA Y GÉNERO. MEAR/CAGAR. MASCULINO/FEMENINO

    Por Beatriz Preciado

    Más acá de las fronteras nacionales, miles de fronteras de género, difusas y

    tentaculares, segmentan cada metro cuadrado del espacio que nos rodea. Allí

    donde la arquitectura parece simplemente ponerse al servicio de las necesidades

    naturales más básicas (dormir, comer, cagar, mear..) sus puertas y ventanas,

    sus muros y aberturas, regulando el acceso y la mirada, operan silenciosamente

    como la más discreta y efectiva de las "tecnologías de género."(1)

    Así, por ejemplo, los retretes públicos, instituciones burguesas generalizadas

    en las ciudades europeas a partir del siglo XIX, pensados primero como

    espacios de gestión de la basura corporal en los espacios urbanos (2) , van a

    convertirse progresivamente en cabinas de vigilancia del género. No es casual

    que la nueva disciplina fecal impuesta por la naciente burguesía a finales del

    siglo XIX sea contemporánea del establecimiento de nuevos códigos

    conyugales y domésticos que exigen la redefinición espacial de los géneros y

    que serán cómplices de la normalización de la heterosexualidad y la

    patologización de la homosexualidad. En el siglo XX, los retretes se vuelven

    auténticas células públicas de inspección en las que se evalúa la adecuación

    de cada cuerpo con los códigos vigentes de la masculinidad y la feminidad.

    En la puerta de cada retrete, como único signo, una interpelación de

    género: masculino o femenino, damas o caballeros, sombrero o pamela,

    bigote o florecilla, como si hubiera que entrar al baño a rehacerse el género

    más que ha deshacerse de la orina y de la mierda. No se nos pregunta si vamos

    a cagar o a mear, si tenemos o no diarrea, nadie se interesa ni por el color ni

    por la talla de la mierda. Lo único que importa es el GÉNERO.

    Tomemos, por ejemplo, los baños del aeropuerto George Pompidou de Paris,

    sumidero de desechos orgánicos internacionales en medio de un circuito de

    flujos de globalización del capital. Entremos en los baños de señoras. Una ley no

    escrita autoriza a las visitantes casuales del retrete a inspeccionar el género de

    cada nuevo cuerpo que decide cruzar el umbral. Una pequeña multitud de

    mujeres femeninas, que a menudo comparten uno o varios espejos y

    lavamanos, actúan como inspectoras anónimas del género femenino controlando

    el acceso de los nuevos visitantes a varios compartimentos privados en cada

    uno de los cuales se esconde, entre decoro e inmundicia, un inodoro. Aquí, el

    control público de la feminidad heterosexual se ejerce primero mediante la

    mirada, y sólo en caso de duda mediante la palabra. Cualquier ambigüedad de

    género (pelo excesivamente corto, falta maquillaje, una pelusilla que sombrea

    en forma de bigote, paso demasiado afirmativo…) exigirá un interrogatorio del

    usuario potencial que se verá obligado a justificar la coherencia de su elección

    de retrete: "Eh, usted. Se ha equivocado de baño, los de caballeros están a la

    derecha." Un cúmulo de signos del género del otro baño exigirá

    irremediablemente el abandono del espacio mono-género so pena de sanción

    verbal o física. En último término, siempre es posible alertar a la autoridad

    pública (a menudo una representación masculina del gobierno estatal) para

    desalojar el cuerpo tránsfugo (poco importa que se trate de un hombre o de

    una mujer masculina).

    Si, superando este examen del género, logramos acceder a una de las cabinas,

    nos encontraremos entonces en una habitación de 1×1,50 m2 que intenta

    reproducir en miniatura la privacidad de un váter doméstico. La feminidad se

    produce precisamente por la sustracción de toda función fisiológica de la

    mirada pública. Sin embargo, la cabina proporciona una privacidad únicamente

    visual. Es así como la domesticidad extiende sus tentáculos y penetra el espacio

    público. Como hace notar Judith Halberstam "el baño es una representación, o

    una parodia, del orden doméstico fuera de la casa, en el mundo exterior" (3).

    Cada cuerpo encerrado en una cápsula evacuatoria de paredes opacas que lo

    protegen de mostrar su cuerpo en desnudez, de exponer a la vista pública la

    forma y el color de sus deyecciones, comparte sin embargo el sonido de los

    chorros de lluvia dorada y el olor de las mierdas que se deslizan en los

    sanitarios contiguos. Libre. Ocupado. Una vez cerrada la puerta, un inodoro

    blanco de entre 40 y 50 centímetros de alto, como si se tratara de un taburete de

    cerámica perforado que conecta nuestro cuerpo defecante a una invisible

    cloaca universal (en la que se mezclan los desechos de señoras y caballeros),

    nos invita a sentarnos tanto para cagar como para mear. El váter femenino

    reúne así dos funciones diferenciadas tanto por su consistencia (sólido/líquido),

    como por su punto anatómico de evacuación (conducto urinario/ano), bajo una

    misma postura y un mismo gesto: femenino=sentado. Al salir de la cabina

    reservada a la excreción, el espejo, reverberación del ojo público, invita al

    retoque de la imagen femenina bajo la mirada reguladora de otras mujeres.

    Crucemos el pasillo y vayamos ahora al baño de caballeros. Clavados a la

    pared, a una altura de entre 80 y 90 centímetros del suelo, uno o varios urinarios

    se agrupan en un espacio, a menudo destinado igualmente a los lavabos,

    accesible a la mirada pública. Dentro de este espacio, una pieza cerrada,

    separada categóricamente de la mirada pública por una puerta con cerrojo, da

    acceso a un inodoro semejante al que amuebla los baños de señoras. A partir

    de principios del siglo XX, la única ley arquitectónica común a toda

    construcción de baños de caballeros es esta separación de funciones: mear-de

    pie-urinario/cagar-sentado-inodoro. Dicho de otro modo, la producción eficaz de

    la masculinidad heterosexual depende de la separación imperativa de

    genitalidad y analidad. Podríamos pensar que la arquitectura construye barreras

    cuasi naturales respondiendo a una diferencia esencial de funciones entre

    hombres y mujeres. En realidad, la arquitectura funciona como una verdadera

    prótesis de género que produce y fija las diferencias entre tales funciones

    biológicas. El urinario, como una protuberancia arquitectónica que crece desde

    la pared y se ajusta al cuerpo, actúa como una prótesis de la masculinidad

    facilitando la postura vertical para mear sin recibir salpicaduras. Mear de pie

    públicamente es una de las performances constitutivas de la masculinidad

    heterosexual moderna. De este modo, el discreto urinario no es tanto un

    instrumento de higiene como una tecnología de género que participa a la

    producción de la masculinidad en el espacio público. Por ello, los urinarios no

    están enclaustrados en cabinas opacas, sino en espacios abiertos a la mirada

    colectiva, puesto que mear-de-pie-entre-tíos es una actividad cultural que

    genera vínculos de sociabilidad compartidos por todos aquellos, que al hacerlo

    públicamente, son reconocidos como hombres.

    Dos lógicas opuestas dominan los baños de señoras y caballeros. Mientras el

    baño de señoras es la reproducción de un espacio doméstico en medio del

    espacio público, los baños de caballeros son un pliegue del espacio público en

    el que se intensifican las leyes de visibilidad y posición erecta que

    tradicionalmente definían el espacio público como espacio de masculinidad.

    Mientras el baño de señoras opera como un mini-panópticon en el que las

    mujeres vigilan colectivamente su grado de feminidad heterosexual en el que

    todo avance sexual resulta una agresión masculina, el baño de caballeros

    aparece como un terreno propicio para la experimentación sexual. En nuestro

    paisaje urbano, el baño de caballeros, resto cuasi-arqueológico de una época

    de masculinismo mítico en el que el espacio público era privilegio de los

    hombres, resulta ser, junto con los clubes automovilísticos, deportivos o de caza,

    y ciertos burdeles, uno de los reductos públicos en el que los hombres pueden

    librarse a juegos de complicidad sexual bajo la apariencia de rituales de

    masculinidad.

    Pero precisamente porque los baños son escenarios normativos de producción

    de la masculinidad, pueden funcionar también como un teatro de ansiedad

    heterosexual. En este contexto, la división espacial de funciones genitales y

    anales protege contra una posible tentación homosexual, o más bien la condena

    al ámbito de la privacidad. A diferencia del urinario, en los baños de caballeros,

    el inodoro, símbolo de feminidad abjecta/sentada, preserva los momentos de

    defecación de sólidos (momentos de apertura anal) de la mirada pública. Como

    sugiere Lee Edelman (4), el ano masculino, orificio potencialmente abierto a la

    penetración, debe abrirse solamente en espacios cerrados y protegidos de la

    mirada de otros hombres, porque de otro modo podría suscitar una invitación

    homosexual.

    No vamos a los baños a evacuar sino a hacer nuestras necesidades de género.

    No vamos a mear sino a reafirmar los códigos de la masculinidad y la feminidad

    en el espacio público. Por eso, escapar al régimen de género de los baños

    públicos es desafiar la segregación sexual que la moderna arquitectura urinaria

    nos impone desde hace al menos dos siglos,: público/privado, visible/invisible,

    decente/obsceno, hombre/mujer, pene/vagina, de-pie/sentado, ocupado/libre…

    Una arquitectura que fabrica los géneros mientras, bajo pretexto de higiene

    pública, dice ocuparse simplemente de la gestión de nuestras basuras

    orgánicas. BASURA>GÉNERO. Infalible economía productiva que transforma la

    basura en género. No nos engañemos: en la máquina capital-heterosexual no se

    desperdicia nada. Al contrario, cada momento de expulsión de un desecho

    orgánico sirve como ocasión para reproducir el género. Las inofensivas

    máquinas que comen nuestra mierda son en realidad normativas prótesis de

    género.

    (1). Utilizo aquí la expresión de Teresa De Lauretis para

    definir el conjunto de instituciones y técnicas, desde el cine

    hasta el derecho pasando por los baños públicos, que

    producen la verdad de la masculinidad y la feminidad.

    Ver: Teresa De Lauretis, Technologies of Gender,

    Bloomington, Indiana University Press, 1989.

    (2).Ver: Dominique Laporte, Histoire de la Merde,

    Christian Bourgois Éditeur, Paris, 1978; y Alain Corbin, Le

    Miasme et la Jonquille, Flammarion, Paris, 1982.

    (3). Judith Halberstam, "Techno-homo: on bathrooms,

    butches, and sex with furniture," in Jenifer Terry and

    Melodie Calvert Eds., Processed Lives. Gender and

    Technology in the Everyday Life, Routledge, London and

    New York, 1997, p.185.

    (4). Ver: Lee Edelman, "Men's Room" en Joel Sanders, Ed.

    Stud. Architectures of Masculinity, New York, Princeton

    Architectural Press, 1996, pp.152-161.[/spoiler:qlm4y76y]

    #258263
    Anónimo
    Inactivo

    Hola

    #258275
    basiliskbasilisk
    Miembro

    A ver, ¿te ha interesado algún hombre? y no me refiero sexualmente. Si es así, debes ver que sientes cuando estas a su lado, que tipo de emociones, ideas, hasta juegos te imaginas, pero que eso no salga de ti, tu te estas evaluando. Y relacionarlo con lo que sientes con una mujer, saber si son iguales los sentimientos o las emociones.

    #258276
    Anónimo
    Inactivo

    Para saber si eres gay de verdad hay que ir a las fiestas del orgullo como van mis amigas.
    [img:2kw36k4j]http://personal.telefonica.terra.es/web/laredo/anait/wally.jpg[/img:2kw36k4j]

    #258277

    [quote="Ildefonso Cerdá Suñer":1ck0rvxy]Para saber si eres gay de verdad hay que ir a las fiestas del orgullo como van mis amigas.
    [img:1ck0rvxy]http://personal.telefonica.terra.es/web/laredo/anait/wally.jpg[/img:1ck0rvxy][/quote:1ck0rvxy]
    OMGÉ

    Clon is a winner guy!

    [spoiler:1ck0rvxy]veo que, al igual que su padre, no aprenden la lección :mrgreen:[/spoiler:1ck0rvxy]

    #258278
    HarukiyaHarukiya
    Miembro

    Oh my! Estaba intentando decidir si las hitearía o no cuando me he dado cuenta de quien son!! WAHT

    #258279
    Long DrongLong Drong
    Miembro

    la del sombrero parece la única no? aunque el morbo del poder… ¿poder?

    #258287
    ShinomuneShinomune
    Miembro

    [quote="Haru":3nt4qgg5]Oh my! Estaba intentando decidir si las hitearía o no cuando me he dado cuenta de quien son!! WAHT[/quote:3nt4qgg5]

    This WOHT

    #258288
    avatar-defectocopymouse
    Superadministrador

    [quote:1xxtw4mi]veo que, al igual que su padre, no aprenden la lección[/quote:1xxtw4mi]
    ¿Y cuál es la lección? ¿No salir en fotos?

    Su padre es el presidente, no ellas, ellas no tienen que hacer la vida de su padre.

    Ellas pueden hacer lo que quieran, y si luego se relaciona su forma de actuar con Zapatero, que así sea, es la realidad, son sus hijas, pero no por ello deben permanecer ocultas en un trastero para no ennegrecer su imagen.

    Ah, que siempre pedís sinceridad y cuando se os muestra la realidad decís, joder, ¡ocultadla, ocultadla!

    "Las hijas de Zapatero deberían permanecer ocultas, porque son feas." Cuando la mitad de la juventud es como ellas. Sois despreciables si el único motivo por el que arremetéis contra ellas es su "aspecto", dice bastante de lo bastardos que sois. Igual que en el cole oye, reírse de los gordos y los feos, veo que habéis progresado un huevo.

    Yo no he visto que hicieran nada malo, además de salir en dos fotos demostrando ninguna actitud deplorable a la altura de la vuestra. Y se las critica igualmente. Porque son feas. Y luego la culpa del país que tenéis es de Zapatero…

    Si ya.

    #258290
    HarukiyaHarukiya
    Miembro

    [quote:2psnmpa5]Su padre es el presidente, no ellas, ellas no tienen que hacer la vida de su padre.[/quote:2psnmpa5]

    Pero esque se las critica por hacer la vida de su padre vestidas de góticas, es decir: ir a hacerse fotos con Obama a la casa blanca.

    En que quedamos? Que tienen que hacer la vida de supadre o que no?

    #258292
    avatar-defectocopymouse
    Superadministrador

    Son fotos familiares, que seas familia de un actor y vayas a ver su premiere no significa que tengas que demostrar nada como se espera de ellos.

    Que seas familia de un violador no significa que tengas que registrarte como "familiar de delincuente sexual".

    Acompañar a alguien no es hacer su vida. Ellas no son líderes de ningún sitio, son adolescentes, que salgan donde quieran y se vistan como les salga del nabo.

    O ahora resulta que todas las excusas son buenas para saltarse clase MENOS ESTA. No, qué hipocritud. De jóvenes si os hubieran propuesto viajar a EEUU y haceros una foto con un presidente lo habríais hecho. Haber visitado la Casa Blanca para MUCHOS es más importante que faltar 3 o 4 días a un instituto lleno de calorros y maleantes, prejuiciosos y futuros violadores.

    #258293
    HarukiyaHarukiya
    Miembro

    No es una foto familiar, es una foto de estado igual a todas las que se hace Obama con los dirigentes mundiales.

    Y a mí no me vengas con demagogias que tengo la exclusividad.

    #258294
    mio_tonymio_tony
    Miembro

    Que no Gansu, coño, que no puedes ir de invitado a la WH disfrazado de Némesis, que una cosa es la sagrada libertad de vestir como a uno le salga del bullarengue, y otra pasarse por el mismo bullarengue los protocolos, la etiqueta y la formalidad que exigen ciertos eventos.

    ¿Por qué cojones han colgado una foto con las 2 pavas estas?, ya la hemos liado.

    #258295
    HarukiyaHarukiya
    Miembro

    Eh oye, que ni Ganzo ni yo te hemos hecho nada.

    #258298
    avatar-defectocopymouse
    Superadministrador

    Tenían todo el derecho a estar ahí, ni ellas ni Zapatero se saltaron ninguna "norma" al incluir su familia en la foto, y si veis su aparición como "patética" es porque consideráis que ser feo en este mundo es patético. Es el único defecto del que pecan en las fotos. Las hijas adolescentes de un gobernante se deben vestir como las hijas adolescentes de un gobernante, no como señoras grandes o como putas. Fueron con un color acorde, y cubriéndose casi todo el cuerpo. ¿Qué más hace falta?

    Claro, les faltó ser guapas y ocultar los kilitos de más que abultaban los vestidos. Si hubieran ido de góticas con cuerpazos no habrían habido fotomontajes y cada vez que se hablara de ellas serían "las diablitas por las que vendería mi alma".

    #258299

    Lo siento Ganso yo no alimento trolls. Vete a buscar tu sustento con otro internauta.

    Si no sabes pillar una broma que se quedará en privado no es mi problema.

    #258301
    avatar-defectocopymouse
    Superadministrador

    Era una broma de mierda, por cierto. Por eso fui el único en citarla.

    #258305

    [quote="Sangu":3vzdea2i]Era una broma de mierda, por cierto. Por eso fui el único en citarla.[/quote:3vzdea2i]

    [i:3vzdea2i]Touché![/i:3vzdea2i] Eres el mejor Ganso.

    #258309
    avatar-defectocopymouse
    Superadministrador

    :____________________________________________________)

    #258326
    basiliskbasilisk
    Miembro

    Hey! que la cosa va que anal quiere se gay.

    #258327
    ShinomuneShinomune
    Miembro

    [quote="basilisk":1y0klaz1]Hey! que la cosa va que [b:1y0klaz1]anal[/b:1y0klaz1] quiere se [b:1y0klaz1]gay[/b:1y0klaz1].[/quote:1y0klaz1]

    No [b:1y0klaz1]shit[/b:1y0klaz1] Sherlock WOHT

    #258336
    MrMiyagiMrMiyagi
    Miembro

    hehe, el tío cuelga la foto y luego blablablá.

    #258337
    Jorge Fuentes
    Participante

    [quote="amoricilin":2doga63v]Venga va, os dejo con Beatriz Preciado dando la chapa, en spoiler, por supuesto:

    [spoiler:2doga63v]BASURA Y GÉNERO. MEAR/CAGAR. MASCULINO/FEMENINO

    Por Beatriz Preciado

    Más acá de las fronteras nacionales, miles de fronteras de género, difusas y

    tentaculares, segmentan cada metro cuadrado del espacio que nos rodea. Allí

    donde la arquitectura parece simplemente ponerse al servicio de las necesidades

    naturales más básicas (dormir, comer, cagar, mear..) sus puertas y ventanas,

    sus muros y aberturas, regulando el acceso y la mirada, operan silenciosamente

    como la más discreta y efectiva de las "tecnologías de género."(1)

    Así, por ejemplo, los retretes públicos, instituciones burguesas generalizadas

    en las ciudades europeas a partir del siglo XIX, pensados primero como

    espacios de gestión de la basura corporal en los espacios urbanos (2) , van a

    convertirse progresivamente en cabinas de vigilancia del género. No es casual

    que la nueva disciplina fecal impuesta por la naciente burguesía a finales del

    siglo XIX sea contemporánea del establecimiento de nuevos códigos

    conyugales y domésticos que exigen la redefinición espacial de los géneros y

    que serán cómplices de la normalización de la heterosexualidad y la

    patologización de la homosexualidad. En el siglo XX, los retretes se vuelven

    auténticas células públicas de inspección en las que se evalúa la adecuación

    de cada cuerpo con los códigos vigentes de la masculinidad y la feminidad.

    En la puerta de cada retrete, como único signo, una interpelación de

    género: masculino o femenino, damas o caballeros, sombrero o pamela,

    bigote o florecilla, como si hubiera que entrar al baño a rehacerse el género

    más que ha deshacerse de la orina y de la mierda. No se nos pregunta si vamos

    a cagar o a mear, si tenemos o no diarrea, nadie se interesa ni por el color ni

    por la talla de la mierda. Lo único que importa es el GÉNERO.

    Tomemos, por ejemplo, los baños del aeropuerto George Pompidou de Paris,

    sumidero de desechos orgánicos internacionales en medio de un circuito de

    flujos de globalización del capital. Entremos en los baños de señoras. Una ley no

    escrita autoriza a las visitantes casuales del retrete a inspeccionar el género de

    cada nuevo cuerpo que decide cruzar el umbral. Una pequeña multitud de

    mujeres femeninas, que a menudo comparten uno o varios espejos y

    lavamanos, actúan como inspectoras anónimas del género femenino controlando

    el acceso de los nuevos visitantes a varios compartimentos privados en cada

    uno de los cuales se esconde, entre decoro e inmundicia, un inodoro. Aquí, el

    control público de la feminidad heterosexual se ejerce primero mediante la

    mirada, y sólo en caso de duda mediante la palabra. Cualquier ambigüedad de

    género (pelo excesivamente corto, falta maquillaje, una pelusilla que sombrea

    en forma de bigote, paso demasiado afirmativo…) exigirá un interrogatorio del

    usuario potencial que se verá obligado a justificar la coherencia de su elección

    de retrete: "Eh, usted. Se ha equivocado de baño, los de caballeros están a la

    derecha." Un cúmulo de signos del género del otro baño exigirá

    irremediablemente el abandono del espacio mono-género so pena de sanción

    verbal o física. En último término, siempre es posible alertar a la autoridad

    pública (a menudo una representación masculina del gobierno estatal) para

    desalojar el cuerpo tránsfugo (poco importa que se trate de un hombre o de

    una mujer masculina).

    Si, superando este examen del género, logramos acceder a una de las cabinas,

    nos encontraremos entonces en una habitación de 1×1,50 m2 que intenta

    reproducir en miniatura la privacidad de un váter doméstico. La feminidad se

    produce precisamente por la sustracción de toda función fisiológica de la

    mirada pública. Sin embargo, la cabina proporciona una privacidad únicamente

    visual. Es así como la domesticidad extiende sus tentáculos y penetra el espacio

    público. Como hace notar Judith Halberstam "el baño es una representación, o

    una parodia, del orden doméstico fuera de la casa, en el mundo exterior" (3).

    Cada cuerpo encerrado en una cápsula evacuatoria de paredes opacas que lo

    protegen de mostrar su cuerpo en desnudez, de exponer a la vista pública la

    forma y el color de sus deyecciones, comparte sin embargo el sonido de los

    chorros de lluvia dorada y el olor de las mierdas que se deslizan en los

    sanitarios contiguos. Libre. Ocupado. Una vez cerrada la puerta, un inodoro

    blanco de entre 40 y 50 centímetros de alto, como si se tratara de un taburete de

    cerámica perforado que conecta nuestro cuerpo defecante a una invisible

    cloaca universal (en la que se mezclan los desechos de señoras y caballeros),

    nos invita a sentarnos tanto para cagar como para mear. El váter femenino

    reúne así dos funciones diferenciadas tanto por su consistencia (sólido/líquido),

    como por su punto anatómico de evacuación (conducto urinario/ano), bajo una

    misma postura y un mismo gesto: femenino=sentado. Al salir de la cabina

    reservada a la excreción, el espejo, reverberación del ojo público, invita al

    retoque de la imagen femenina bajo la mirada reguladora de otras mujeres.

    Crucemos el pasillo y vayamos ahora al baño de caballeros. Clavados a la

    pared, a una altura de entre 80 y 90 centímetros del suelo, uno o varios urinarios

    se agrupan en un espacio, a menudo destinado igualmente a los lavabos,

    accesible a la mirada pública. Dentro de este espacio, una pieza cerrada,

    separada categóricamente de la mirada pública por una puerta con cerrojo, da

    acceso a un inodoro semejante al que amuebla los baños de señoras. A partir

    de principios del siglo XX, la única ley arquitectónica común a toda

    construcción de baños de caballeros es esta separación de funciones: mear-de

    pie-urinario/cagar-sentado-inodoro. Dicho de otro modo, la producción eficaz de

    la masculinidad heterosexual depende de la separación imperativa de

    genitalidad y analidad. Podríamos pensar que la arquitectura construye barreras

    cuasi naturales respondiendo a una diferencia esencial de funciones entre

    hombres y mujeres. En realidad, la arquitectura funciona como una verdadera

    prótesis de género que produce y fija las diferencias entre tales funciones

    biológicas. El urinario, como una protuberancia arquitectónica que crece desde

    la pared y se ajusta al cuerpo, actúa como una prótesis de la masculinidad

    facilitando la postura vertical para mear sin recibir salpicaduras. Mear de pie

    públicamente es una de las performances constitutivas de la masculinidad

    heterosexual moderna. De este modo, el discreto urinario no es tanto un

    instrumento de higiene como una tecnología de género que participa a la

    producción de la masculinidad en el espacio público. Por ello, los urinarios no

    están enclaustrados en cabinas opacas, sino en espacios abiertos a la mirada

    colectiva, puesto que mear-de-pie-entre-tíos es una actividad cultural que

    genera vínculos de sociabilidad compartidos por todos aquellos, que al hacerlo

    públicamente, son reconocidos como hombres.

    Dos lógicas opuestas dominan los baños de señoras y caballeros. Mientras el

    baño de señoras es la reproducción de un espacio doméstico en medio del

    espacio público, los baños de caballeros son un pliegue del espacio público en

    el que se intensifican las leyes de visibilidad y posición erecta que

    tradicionalmente definían el espacio público como espacio de masculinidad.

    Mientras el baño de señoras opera como un mini-panópticon en el que las

    mujeres vigilan colectivamente su grado de feminidad heterosexual en el que

    todo avance sexual resulta una agresión masculina, el baño de caballeros

    aparece como un terreno propicio para la experimentación sexual. En nuestro

    paisaje urbano, el baño de caballeros, resto cuasi-arqueológico de una época

    de masculinismo mítico en el que el espacio público era privilegio de los

    hombres, resulta ser, junto con los clubes automovilísticos, deportivos o de caza,

    y ciertos burdeles, uno de los reductos públicos en el que los hombres pueden

    librarse a juegos de complicidad sexual bajo la apariencia de rituales de

    masculinidad.

    Pero precisamente porque los baños son escenarios normativos de producción

    de la masculinidad, pueden funcionar también como un teatro de ansiedad

    heterosexual. En este contexto, la división espacial de funciones genitales y

    anales protege contra una posible tentación homosexual, o más bien la condena

    al ámbito de la privacidad. A diferencia del urinario, en los baños de caballeros,

    el inodoro, símbolo de feminidad abjecta/sentada, preserva los momentos de

    defecación de sólidos (momentos de apertura anal) de la mirada pública. Como

    sugiere Lee Edelman (4), el ano masculino, orificio potencialmente abierto a la

    penetración, debe abrirse solamente en espacios cerrados y protegidos de la

    mirada de otros hombres, porque de otro modo podría suscitar una invitación

    homosexual.

    No vamos a los baños a evacuar sino a hacer nuestras necesidades de género.

    No vamos a mear sino a reafirmar los códigos de la masculinidad y la feminidad

    en el espacio público. Por eso, escapar al régimen de género de los baños

    públicos es desafiar la segregación sexual que la moderna arquitectura urinaria

    nos impone desde hace al menos dos siglos,: público/privado, visible/invisible,

    decente/obsceno, hombre/mujer, pene/vagina, de-pie/sentado, ocupado/libre…

    Una arquitectura que fabrica los géneros mientras, bajo pretexto de higiene

    pública, dice ocuparse simplemente de la gestión de nuestras basuras

    orgánicas. BASURA>GÉNERO. Infalible economía productiva que transforma la

    basura en género. No nos engañemos: en la máquina capital-heterosexual no se

    desperdicia nada. Al contrario, cada momento de expulsión de un desecho

    orgánico sirve como ocasión para reproducir el género. Las inofensivas

    máquinas que comen nuestra mierda son en realidad normativas prótesis de

    género.

    (1). Utilizo aquí la expresión de Teresa De Lauretis para

    definir el conjunto de instituciones y técnicas, desde el cine

    hasta el derecho pasando por los baños públicos, que

    producen la verdad de la masculinidad y la feminidad.

    Ver: Teresa De Lauretis, Technologies of Gender,

    Bloomington, Indiana University Press, 1989.

    (2).Ver: Dominique Laporte, Histoire de la Merde,

    Christian Bourgois Éditeur, Paris, 1978; y Alain Corbin, Le

    Miasme et la Jonquille, Flammarion, Paris, 1982.

    (3). Judith Halberstam, "Techno-homo: on bathrooms,

    butches, and sex with furniture," in Jenifer Terry and

    Melodie Calvert Eds., Processed Lives. Gender and

    Technology in the Everyday Life, Routledge, London and

    New York, 1997, p.185.

    (4). Ver: Lee Edelman, "Men's Room" en Joel Sanders, Ed.

    Stud. Architectures of Masculinity, New York, Princeton

    Architectural Press, 1996, pp.152-161.[/spoiler:2doga63v][/quote:2doga63v]

    Suscribo lo dicho por aspi. Beatriz Preciado es una crack.

Viendo 50 entradas - de la 1 a la 50 (de un total de 145)
  • Debes estar registrado para responder a este hilo.