• Cyborg Hunter (Master System)

    Cyborg Hunter me remite directamente a mi infancia videojueguil. La Máster System fue mi primera consola (concretamente la Master System 1 con el Hang-On en memoria y el mítico juego escondido del caracol). Apenas tuve un puñado de juegos para ésta plataforma, pero uno de ellos, y el que más recuerdo es precisamente éste Cyborg Hunter, que mi madre me regaló tras venir de un viaje y al que exprimí como un limón aunque, en su época no me llegué ni a la mitad del juego.

    La trama de Cyborg Hunter es la siguiente: en el año 2242 un ejército de cyborgs intenta hacerse con el control de todo el universo (ya que se ponen, ¡lo hacen a lo grande puñetas!) bajo el liderazgo del supercyborg supermalvado llamado Vipron. Ante ésta amenaza tu eres Paladín (nombre molón!) el cazarrecompensas más duro y experimentado que existe. Así que la humanidad te contrata para acabar con Vipron y liberar al universo de la amenaza Cyborg. Tu contacto en ésta misión es Adina (una rubiaza estilo manga) que te va dando información e instrucciones desde el cuartel general de la Resistencia.

    El juego en sí es una especie de versión arcáica de lo que actualmente entendemos por un juego “a lo metroidvania”. La pantalla de juego se divide en tres partes: la de abajo es en la que se desarrolla la acción que no deja de ser una suerte de run’n gun de scroll lateral. Arriba a la izquierda una pequeña pantalla muestra lo que ve nuestro protagonista en primera persona (esto me dejó alucinado en su momento!) por lo que vemos venir a los enemigos (acompañados de un pitido infernal) que se marcarán en rojo los cybrogs normales y en blanco los jefes cyborg. Tenemos también un mapa de las instalaciones (divididas en varios pisos conectados por ascensores) ya que tendremos que ir buscando piezas de equipo y eliminar a una serie de cyborgs concretos para que se nos abra el acceso al jefe final que, una vez derrotado, dejará caer la tarjeta de acceso a la siguiente área. De esta forma el juego te hace explorar y recorrer varias veces cada una de las instalaciones. No sé a vosotros pero esta complejidad me parece increíble para un juego de 1988.

    Pero Paladín no es el mejor Cyborg Hunter porque sí. Aparte de estar cachas y dar unas leches que ni Bud Spencer a puño cerrado, podemos ir recogiendo equipo y poderes que al usarse consumirán una barra de energía llamada Psycho Power (otro nombre molón!), que nos permitirán desde volar, disparar, usar un escudo de energía y un sinfín de cosas más. Por lo que también hay un componente estratégico con el uso del equipo.

    En cuanto a gráficos el juego es muy bueno para ser una Master System. Tanto Paladín como los enemigos son grandes y pensad que en pantalla se muestran realmente tres acciones a la vez, por lo que la Master lo da todo en éste apartado. Es cierto que hay poca variedad de diseño en las instalaciones, aunque los cyborgs están muy bien hechos con mención especial a los jefes finales que están geniales.

    El sonido es quizás el elemento técnico más flojete y tan solo cumple (hay poca música) aunque los efectos de sonido están bien.

    A día de hoy el juego se deja jugar muy bien, es muy divertido y el componente exploración engancha. Eso sí, dificultad de la vieja escuela, advertidos quedáis.

    Y sabéis lo mejor? tras buscarlo durante casi 20 años (el mío fue vendido en su día junto con mi Master System para hacerme con la todopoderoso Megadrive), hace poco un amigo mío me lo regaló (gracias Joan).

    @fearlesscomb780
    4
    4 Comentarios
Loader
Arriba