• Opinión sobre Far Cry: Primal

    Cuando Far Cry: Primal fue anunciado volvió a surgir en mí el deseo de comprar un juego, conocido como hype, y pasado dos años me lo compré. ¿Qué? Los deseos se ven restringidos por la capacidad económica... pero gracias a unos amigos, que me dieron una tarjeta de regalo para Steam por mi cumpleaños, pude satisfacer mis necesidades, así que, es gracias a ellos que puedo hacer esta entrada y muchas otras que se avecinan, ya que todavía me han sobrado unos cuantos dineros para unos cuantos juegos (ya sabemos todos como es Steam). También me quiero introducir como un novato en este tipo de actividades, y tan novato, jamás he hecho algo parecido como dar mi opinión sobre un videojuego o, "mejor" dicho, un análisis.

    El por qué de las ganas de jugarlo se debió a su ambientación, la Prehistoria. Me encanta el arte y siento un especial cariño por el prehistórico, de hecho, tengo una entrada sobre él, y ver pinturas rupestres, dólmenes enormes, artesanía y demás a través de la vista en primera persona, sabía que me iba a sentir como un auténtico hombre de las cavernas, o no tan cavernas, porque nuestro objetivo dentro del juego será desarrollar una tribu salvando a los nuestros, los Wenja, de otras tribus, los Uduam y los Izila, y así aumentar la población, pero, por otro lado debemos acabar con esas tribus hostiles para hallar la paz. Bueno, por lo menos ya sabemos donde empieza el patriotismo y nacionalismo propios del ser humano. Dentro de nuestra aldea podemos mejorar las cabañas de nuestros supervivientes que nos darán, obviamente, porque si no, eliminados de un flechazo en la cabeza, recompensas.

    Y hablando de flechazos, todas las armas que podremos utilizar para dar mochazos a nuestros enemigos, porque sí, se siente súper bien dar disparos en la cabeza, son: garrote (corto alcance), lanza (corto y medio), arco (largo), piedra/honda (distraer enemigos e incluso atizarlos), proyectiles (sigilo), bombas de todo tipo (como si fuesen granadas) y, aunque necesariamente no son armas, más bien herramientas, el cebo (atraer bestias) y el gancho (escalar acantilados). No obstante, no son el único armamento a nuestra disposición porque, redoble de tambores, el conocido fuego es uno de los grandes aliados, aunque también uno de los mayores enemigos y se comporta de un manera extraordinariamente realista, y tendremos como ayuda a un búho (para hacer este "análisis" he leído otros para orientarme un poco y el búho es el sustituto del dron, y no, no he jugado a anteriores de la saga) y podremos domar animales, no todos los del juego, pero sí los que te deja, claro, cada uno con sus características y habilidades. Pero para domar a animales cada vez más feroces tendremos que avanzar en nuestro "árbol" de habilidades con puntos, que a su vez, hay otras ramas especiales para cada ser humano rescatado anteriormente.

    En general, el juego ha satisfecho mis necesidades. Quería ver pinturas rupestres y las he visto, apartado gráfico magnífico, ambientación sublime, mecánicas aceptables, aunque algo repetitivas, o mucho, porque a partir de las 10 horas me empecé a hartar de hacer siempre lo mismo. Y no era gracias a la historia que me animaba a seguir, sino que, era el árbol de habilidades que te permitía a través de unas mecánicas llevar diferentes estrategias o simplemente cosas divertidas como montar un mamut o un oso. Y si sigo hablando de los animales (domados) tengo miedo de que me traten por un maltratador porque a veces dan ganas de rebentarles los huesos a cabezazos. Si no es porque están a cinco quilómetros de ti porque se olvidan que eres su amo, es porque se meten en combates que tú no has ordenado (esa es una de las mecánicas) y atacan animales al azar o porque el puto leopardo se pone a mirar lo bien que luchas contra otros. Tengo que admitir que he ahogado a un cuantos. Y bueno, son esos pequeños fallos del juego, como que te metes debajo del mapa, mueres y tienes que volver a empezar de nuevo una de las misiones más largas del juego, bugs lo llaman, unos cuantos me llevo en la espalda, pero está bien. O cuando pagas por un DLC insignificante y coleccionables que sirven para rellenar los 50€ que vale el juego. Bueno, vale, si los completas todos también te dan un logro en Uplay.

    Si te digo la verdad acabé con un mal saber de boca después de veinte horas de juego, aunque logra hacerme sentir ahí, hacer parte de ese mundo, sentir la adrenalina de la supervivencia. "Supervivencia". Al principio del juego te compro el argumento pero a medida que vas avanzando y tengas a un dientes de sable a tu lado y aldeanos que recolecten materiales para ti, ni te molestas en activar la vista de cazador.

    Está bien.
    2
    • sax, 14/05/2018
      Mas o menos las mismas sensaciones y solo lo jugué dos horas en lo de un amigo. El agobio de los iconos en el mapa, la repetición constante, la infinidad de coleccionables y los bugs son solo la superficie de todo lo que me aleja de este tipo de juegos de Ubisoft (y de otros estudios pero la compañía francesa lo aplica en gran parte de su catalogo)
Loader
Arriba