• Publicado el 01/04/2018 Esto es un post en el blog de: Joker73R @joker73r Offline Bio: La caja, ¡LA CAJA! Ir a su perfil completo

    Más blogs de este usuario

    Tomb Raider (2013)

    La epopeya de Lara combina aventura, intriga y ligeros toques de terror y gore con habilidad a lo largo de una aventura en la que se nota el mimo y el cariño que han volcado en ella sus desarrolladores, muy seguramente fans de Croft desde sus juegos originales. El juego es bastante recomendable y logra hacerte pasar unas horas muy entretenidas, incentivando el descubrir secretos ocultos al margen de tu camino prefijado. Y me fastidia que ese buen resultado se vea empañado, entre todas las comillas del mundo, por un par de detalles que, sin arruinan la experiencia sí afean un conjunto que es bastante apañado y notable.

    El primero de esos detalles es que el juego tiene varios finales en falso. Cuando parece que va a acabar la historia o encabezarse hacia el final, cae el tercer avión o helicóptero y, no vuelta a empezar pero casi. Y ese recurso, necesario supongo por su naturaleza de videojuego, se repite hasta el hartazgo. Entiendo que, como juego, deba cumplir con unas horas mínimas de duración si no quiere que la gente le salte a la yugular y que esa duración debe ser suficiente como para dar la oportunidad al jugador de conseguir todas las armas y desarrollar las máximas habilidades posibles. También entiendo que la historia es la que es, a pesar de la intriga constante, y que el mapa, a pesar de la variedad de escenarios, es más bien reducido. Pero se podría no haber jugado con la percepción de la duración por parte del jugador. Un detalle menor pero que me ha chocado sobremanera.

    El segundo detalle tiene que ver con la parte más de videojuego. La aventura empieza fantásticamente, con una Lara asustada y a la que le da apuro matar a un ciervo para comer y que termina traumatizada tras matar a un tipo para evitar que la viole y/o la mate. Y, de repente, esa Lara asustadiza que no sabe apenas utilizar una pistola, pasa a ser un pseudo-Rambo, con cuatro armas siempre disponibles y con ejecuciones desbloqueables para reventarles el cráneo a los enemigos de nuevas formas creativas. Esa primera Lara está muy bien justificada y su primeros tiros con la pistola también, y logra que sintamos como jugadores lo que ella debería sentir, pero pronto el juego se olvida de todo y nos invita, cuando no presiona, para convertirnos en un arsenal andante, en un one man army, lanzándonos oleadas de enemigos que muchas veces no son esquivables, al menos no sin las habilidades desarrolladas por completo. Otro detalle menor, y supongo que inevitable hasta cierto punto, pero que me ha chocado comparando el final, más convencional, con el principio, más novedoso y atrevido.

    En fin, dos detalles menores, debatibles por su inevitabilidad y que, pese a que de primeras puedan dejar un regustillo cercano a lo amargo, no pueden desviarnos la atención de lo importante, esto es: "Tomb Raider" es un juego muy completo y consciente de lo que es y lo que quiere conseguir, es una aventura muy disfrutable y un reboot lo suficientemente redondo como para que cualquier otra compañía lo hubiese firmado con los ojos cerrados.
    3
Loader
Arriba