• Publicado el 03/03/2018 Esto es un post en el blog de: _Jorge_ @_jorge_ Offline Bio: Suelo jugar con el nick Nepox o SaNepox Ir a su perfil completo

    Una píldora de vinagre sobre Shadow of the Colossus

    Acabo de terminar Shadow of the Colossus (remaster) tras jugarlo por primera vez. Llego trece años tarde, lo sé, pero este juego sigue siendo maravilloso, excelso. Lo recordaré siempre... Aunque más allá de hablar de los puntos fuertes del juego, que son muchos, quiero hablar aquí de sus principales defectos... Aplicables también, dicho sea de paso, a The Last Guardian.

    Al lío: el control, maldita sea. Pongamos como ejemplo la mecánica del agarre. Trepar por el lomo peludo de un coloso (o por el de Trico) es una acción imprecisa, casi aleatoria, de la que nunca tienes eso, el control. Quieres que Wanderer complete cierta acción de trepado de cierto modo pero no eres capaz de transmitírselo por medio del mando. Y no, no es una cuestión de habilidad, como dominar la inercia de carrera de Mario o clavar los frames de un combo con Blanka. Es claramente una barrera consciente, puesta ahí por alguna razón. Tras jugar a ambos juegos no he parado de preguntarme el porqué. Solo una razón se me pasa por la cabeza: añadir dificultad artificial.

    Tanto The Last Guardian como Shadow of the Colossus (no he jugado ICO) son juegos que se saborean, que se disfrutan, que incluso te emocionan. Pero estas decisiones de diseño hacen que la experiencia sepa peor, se disfrute menos y te corte el rollo. Me parece que trabaron el control para añadir un punto de dificultad que, por sí mismo, el juego no era capaz de aportar. No me puedio explicar de qué otra manera podría justificarse esto.

    Quizá me falte perspectiva y en 2005, cuando salió Shadow of the Colossus, era demasiado arriesgado sacar un juego ambicioso que no fuese mucho más que un paseo por el parque. Quizá se vieron obligados a complicar un poco la experiencia. Y quizá hoy en día, tras la llegada de otras propuestas más arriesgadas, un Shadow of the Colossus (no remake) podría salir hoy sin esas trabas y habría sido mejor acogido. Pero The Last Guardian sale en 2016 y cae exactamente en los mismos problemas que su antecesor, en otro claro ejemplo de un juego maravilloso al que hay que perdonarle los mismos defectos.

    No lo entiendo, de verdad. Shadow of the Colossus está a un par de mecánicas mejor resueltas de ser la cima insuperable de este medio. De hecho ya casi lo es sin ellas. Por eso no entiendo que esas trabas se hayan puesto ahí de manera tan consciente.
    1
    8 Comentarios
    • frosty, 04/03/2018
      pues yo voy a pasarmelo de nuevo para comprobarlo porque no puedo creer que la gente se queje tanto, yo he tenido mucha suerte o algo. y puntualmente esa escena del puente....cero.
    • kyle, 04/03/2018
      Yo solo note una caida al final, dentro de la torre blanca, ya sabeis donde. El juego tiene "sus cosas" pero Trico 4ever.
Loader
Arriba