• Mis GOTY 2017 - BRONCE - Super Mario Odyssey

    [Intentaré repasar brevemente los tres juegos que más me han gustado este 2017 y compartir con vosotros lo que me entusiasma de ellos. Empezamos con mi medalla de bronce: Super Mario: Odyssey, lanzado veintisiete de Octubre.]

    Lo que define a Super Mario: Odyssey, sin duda, es su valentía. Es valiente, entre otras cosas, por que te aparta de Mario: la propia mecánica principal del juego no es el salto sino la captura. Cappy, nuestro nuevo amigo (que hace las veces de power-up) nos ayuda y acompaña una gran parte de nuestro periplo para rescatar a Peach por enésima vez de las garras de Bowser, el cual quiere perpetrar una ostentosa boda con la princesa. Su obsesión servirá, como de costumbre, de hilo conductor para que el dúo recorra diversos reinos, y a pesar de que a priori pueda parecer una trama sosa y repetida (no nos engañemos, lo es) a las pocas horas de juego entendemos cual es el leitmotiv de Odyssey: Viajar.

    Pilotando la Odyssey (una suerte de nave espacial con forma de sombrero) viajamos tras Bowser, que se dedica a recolectar de aquí y de allá todo lo necesario para completar su bodorrio a costa de las buenas gentes de los diversos reinos. Todos los mundos se diferencian entre sí y pretenden ser un patio de juegos para que Mario y Cappy desarrollen todas sus habilidades, y aquí entran las famosas capturas. Como decía, Cappy añade una interesantísima capa de profundidad con las capturas, y al lanzarlo contra enemigos, personajes secundarios e incluso algunos objetos, Mario entra dentro de su cuerpo, su psique y por ende se adapta a sus habilidades y manerismos. Con esto, la interacción con los escenarios y la obtención de coleccionables no sólo se basan en la habilidad de Mario para desplazarse, sino que requiere siempre de las diferentes maneras de entender el mundo que pueden tener nuestras capturas: Ser un Goomba te hace perder capacidad de salto pero te ayuda en suelos helados, y ser un Koopa casi siempre te ayudará a romper obstáculos que te permitirán avanzar. Todas estas capturas o transformaciones tienen más de una utilidad, y durante el juego se desarrollan y se entienden de una manera mucho más clara conforme se nos insta a usarlas. Todas las capturas tienen su lugar y personalidad, ninguna está especialmente descuidada y eso llama la atención siendo lo normal una partida donde ni siquiera las has descubierto todas.

    El trabajo está ahí siempre, lo veamos o no, y es un Mario lleno de mimo y cariño que funciona como videojuego de plataformas, como vendeconsolas con potencial y sobretodo como homenaje al propio fontanero. Durante toda la partida no pude evitar las millones de referencias al universo Nintendo y a la propia franquicia, y a veces es imposible no sonreír con nostalgia por que es uno de esos juegos para todos los públicos que nos ha recordado a muchos cual es el estándar de calidad para este tipo de juegos.
    Odyssey puede ser a la vez un ejercicio de humildad y una tesis que se empeña en demostrar lo genial que es. El videojuego te aleja de su protagonista para adaptarte a los tics y la personalidad de los seres que pueblan sus reinos, pero a su vez te hace querer ser el propio Mario por que es inequívoca la labor que hay detrás de cada uno de sus movimientos, e indudable lo genial de su kinestésica.

    Te hace viajar (y ya enlazo/termino con lo que considero el leitmotiv de Odyssey) por que es maravilloso, y tanto el jugador como los protagonistas del juego se empapan de las culturas que conocen, se adaptan a las costumbres que ven y siempre marchan haciendo un balance positivo de lo vivido. El propio jugador raras veces se va de un reino sin un coleccionable, sin comprar algún traje divertido o sin enriquecerse de lo bonito de su propuesta.

    Esta oda a las culturas, a viajar, a conocer y a vivir despreocupadamente es mi bronce para 2017 y seguro el oro de otros muchísimos jugadores.
    4
Loader
Arriba