• Más blogs de este usuario

    NOFAP DAY #8479: VENGO DEL PUTO FUTURO

    Soy Yayo, más viejo pero mejor. Vengo del jodido 2043. Y todo porque dejé de pajearme hace 26 años.

    A partir del 2020, el eje de la tierra empezó a torcerse a una media de 0,5° grados al año. Los días se hicieron más cortos, las estaciones se fusionaron en un clusterfuck de mierda y lluvia. Uruguay pereció bajo el Río de la Plata y el Océano Atlántico que subieron una media de 5 metros al año desde el 2022. Veintiséis años sin pajearse no son poca cosa.

    Una paja media son unos 34 minutos y 14 segundos: 7 de precalentamiento, 19 buscando el porno adecuado, 7 y pico tocándose la flauta con cariño y 16 segundos de corrida con una media de 19 mililitros de esperma. A una media de 41 pajas al mes, son 16,728 minutos al año libres, unos cuantos días gratis más que vivir. Durante 26 años significa que gané un año de mi vida al no hacerme pajas. Los litros de semen ahorrados son incalculables.

    ¿Y qué hice en ese tiempo que le gané a la vida? Estudiar puta física cuántica y resolver los misterios del universo. Al volver atrás lo primero que hice fue disfrutar por el hecho de volver a ver anait funcionando (la Cuarta Venida de Nin en el 2022 se cargó la página y medio twitter), lo siguiente es escribir esto. No tengo tiempo, el vórtice se cerrará dentro de poco pero quiero dejar constancia de mi destino.

    Los primeros días sin paja uno se debilita, pero al séptimo día, un incremento del 45% en la testosterona hace que la unión con los andrógenos potencie el tono muscular y la actividad cardíaca. Un ciclo de 30 días completo regenera el esperma de los testículos, que libera células madre. Al calentar y aplicar presión y torsión sobre el escroto, las células madre escapan del saco y se esparcen por el cuerpo, regenerando un 17% semanal de tejido muerto. Después de 14 meses el nivel de testosterona es tan alto que debería dejarte pelado al instante, pero la pérdida masiva de cabello incrementa aún más la producción de células madre, que van en masa hacia los folículos capilares de la cabeza y el efecto es un pelo más largo y sedoso. También incluye un daño colateral en las neuronas: la actividad cerebral se incrementa en un 1004%, permitiéndote acceder a recuerdos del subconsciente colectivo e información olvidada por la Raza Humana.

    Ocho años sin pajearte aprendes que la estimulación anal correcta permite abrir tu chacra de atrás y hacer viajes astrales a estrellas cercanas. Al implosionar una vena del recto en mitad de uno de esos viajes, la conciencia se fragmenta en pequeñas unidades cognitivas transhumantes (por su continuo paso a través del torrente sanguíneo por todo el cuerpo) permitiéndote adquirir consciencia nanométrica de la dualidad de las partículas de luz. Al ser una onda y una partícula es posible rebotar en el vórtice del espacio tiempo y replegarte en tu propio moco.

    Catorce años y eres capaz de reconstruir tu propio cuerpo sólo con la energia psíquica de tu consciencia y lo que queda de tu CHI, y a partir de heces de ratón y ropa de vagabunda manchada con sangre de su menstruación, vuelves más puro y limpio que antes. Las erecciones rompen todo tipo de material y los 13 centímetros cúbicos de pre semen que te despiertan cada mañana en tu cama consiguen alcanzar una acidez que atraviesa hasta doscientos metros de corteza terrestre al día. Gracias a ese material ácido consigues hacer un túnel de lado a lado de la tierra, construyes un dispositivo envuelto en tu pelo ultra resistente que permite zambullirte en tu agujero perfecto y usando la fuerza de gravedad del núcleo cada vez más frío de la Tierra eres capaz de deshilarte en una maraña cósmico-cuántica de tamaño tan reducido que puedes meterte por cualquiera de la miríada de agujeros de gusano que se esconden en el interior del manto terrestre y por fin, viajar en el puto tiempo.

    Y así, tras pasarte toda mi información y conocimientos, cerraré el ciclo de la vida con un último viaje en el tiempo al pasado, hace 4 billones de años para ser más exactos. ¿Escuchaste alguna vez sobre esa sopa lechosa de ADN primordial de la que surgió toda la vida en la tierra?

    Ahora sabes de dónde salió tanta lefa.
    8
    31 Comentarios
Loader
Arriba