• Publicado el 05/06/2017 Esto es un post en el blog de: Jaun @jaun Offline Bio: También. Ir a su perfil completo

    'Get Out' y 'Los Simpsons': El terror a estar indefenso.

    La semana pasada fui a ver 'Get Out', el último éxito de taquilla (y de crítica) del cine de terror. Al terminar la película, mientras abandonábamos la sala, todo el grupo estábamos más o menos de acuerdo: nos había gustado. Sin embargo, se podía palpar cierta decepción, ni si quiera nos había dado mucho miedo, nos habíamos quedado con ganas de un poco de más, ¿y ese giro forzado?, ¿y ese cierre?... al final, también estábamos de acuerdo en que, aunque nos había gustado, tampoco era pa' tanto.

    A título personal, cuando llegué a casa y pensé un poco más en frío en la película, lo tenía bastante claro: 'Get Out' había sido para mi un entretenimiento muy digno, con un valioso mensaje como trasfondo, pero poco más. Lo más probable es que pasados unos días ni me acordara de ella. O eso pensaba yo. Lo cierto es que días después, 'Get Out' me seguía rondando la cabeza. Había algo en ella que, sin identificarlo, me perturbaba, me aterraba. Sin embargo, no lograba saber el qué. No era lo evidente: la atmósfera insana, aunque indudablemente bien construida, no era nada nuevo para mí, nada que no hubiera visto antes y mejor en otras películas; el trasfondo, aterrador, lo era para mí sólo como espectador: como varón blanco, el drama racial lo siento ajeno porque, en realidad, sé que nunca lo sentiré en mis carnes (siento mi nula capacidad de empatía).

    Como todo lo que buscas exhaustivamente, al final, lo encuentras sin quererlo. De repente, esta mañana, tras una noche en vela por varios motivos (dos: exámenes finales y café negro), me vino: lo que me había dejado tocado de esta película era esa escena en la que Rod (el simpático amigo de Chris, el protagonista) visita una comisaría para contar lo que cree que hay detrás de la desaparición de su amigo. Los policías, lejos de creerle, aprovechan la disparatada historieta (que sabemos, como espectadores, que se ajusta bastante a la realidad de la película) para reírse sin pudor, a carcajadas, en grupo. Esta escena, aparentemente simpática, uno de los momentos más desenfadados de la película, conecta con un pequeño trauma que sigue hoy presente en mi subconsciente y que se manifestó a razón de esta escena, aunque en el momento no lo noté.

    [...]

    Si no podías a las 14:00, en Antena 3 (los desconsiderados horarios del cole no tenían en cuenta tus necesidades vitales), sería a las 21:00, en Neox. Sea como fuere, todos los días, yo, como cualquier chaval decente, veía 'Los Simpsons'. La amarilla serie de animación la veía y disfrutaba aunque, en realidad, ese humor que la hace (o hacía) buena era considerablemente ininteligible para un chaval de primaria como yo. Sin embargo, para mi suponía un entretenimiento que disfrutaba hasta lo inimaginable. Su animación, sus voces, su humor (el puramente visual), Bart, Homer, Marge, Lisa, Nelson, Milhouse. No me hace especial el decir que, en mayor o menor medida, Los Simpsons marcaron, al menos, un pedacito de mi infancia.

    Pero si hay un capítulo y una escena que me marcó, fue el 8x10 y la escena de la máquina de escribir. Aquella en la que el jefe Wiggum suelte esa hoy icónica frase de "lo voy a mecanografiar con mi máquina de escribir invisible". Ese momento me aterró.

    Homer había visto (y tú con él, como espectador) un extraterrestre en el bosque. Su relato no sólo no era creído por su familia, ni por sus amigos, tampoco por la policía, que además, se lo tomaba todo a broma, dando lugar a uno de los gags más celebrados de la serie. Esta idea, como la de que pasará cuando el mundo se acabe, o que harás cuando el balón del Mundial nuevo que te han regalado se ensucie, era la que no me dejaba dormir por las noches. En mi inocencia más pura, la que no contemplaba aún la injusticia y el desamparo, pensaba: si no nos protege y ayuda la policía, ¿quién lo hará?¿que se hace cuando, indefenso, quienes se supone que velan por ti, no lo hacen?

    Y me asustaba. Muchísimo.

    La escena de 'Get Out', de un parecido indudable a la de 'Los Simpsons', me retrotrajo a ese yo de 7-8 años que se comía la cabeza cada vez que recordaba o volvía a ver ese capítulo.

    El valor que he encontrado yo en 'Get Out' como película de terror, es más que posible que sólo lo vaya a encontrar yo. Al final, lo bonito del cine, de cualquiera, lo que hace una película buena, es este tipo de cosas.

    Y, sin duda, lo más aterrador es que, ni 'Los Simpsons' entonces, ni 'Get Out' ahora, han sabido responder a las preguntas que me hice entonces.
    4
    6 Comentarios
    • jaun, 06/06/2017
      Si, es verdad, es un tropo bastante común. Pero por lo general, en casi cualquier peli la policía no te ignora como lo hace en esta. En otras pelis la sensación es de mala suerte (justamente cuando la policía registra tu casa, el asesino ya no está;), con Get Out lo que se siente es impotencia y rabia.
    • octopene, 13/06/2017
      En Get Out lo que pasa es que el amigo va loco perdido y le dice a los polis que unos blancos le han lavado el cerebro a su amigo negro para convertirlo en un esclavo sexual.

      Si fuese y se comportase como una persona normal la cosa sería distinta, pero entonces no habría película. Además, de como ya han dicho, que es un tropo.

      Por cierto que la peli me pareció mala. Lo único que la hace destacar es esa capa extra de racismo que se intuye, pero que al final no resulta ser racismo. Los blancos aquellos no eran racistas en absoluto. Así que una vez corrido el velo sólo queda una estupidez sobre transplantar cerebros.
Loader
Arriba